rss

La vida ha cambiado en cuestión de días. Ahora estar en casa es una obligación y la rutina de antes que quizás nos llevaba muy agobiados, puede ser que ahora, la echemos de menos. También nos acordamos de los que no podemos ver con tanta frecuencia, como nos gustaría.
Y yo, que vivo muy cerca del colegio donde trabajo, asomarme al balcón y ver mi colegio en días lectivos, sin niños en el patio, sin risas, sin carreras...me llena de una enorme tristeza.
Como dice Carlos del Amor "son días raros", sin lugar a dudas.
Ojalá que pasen pronto y podamos volver a disfrutar de nuestra rutina...y yo, de volver al colegio y disfrutar de mi profesión de maestra (como antes).
Cuídense. Besos y abrazos.




0 comentarios:

Publicar un comentario